Helicóptero caería por falta de combustible

AEROPUERTO DE LAS AMERICAS.- La falta de combustible habría sido la causa del accidente del helicóptero de matrícula norteamericana que se precipitó a tierra la noche del pasado jueves en La Romana, en el que fallecieron sus cinco ocupantes, incluyendo el piloto, un teniente coronel de la Fuerza Aérea.

Sponsored
¿Puedes contestar estas preguntas básicas de geografía que todo el mundo debería saber? [Quiz]

La revelación es de fuentes que participan directamente en las investigaciones del accidente aéreo, quienes dijeron que además de la falta de combustible, el tiempo no le era favorable, porque los helicópteros solo deben volar antes de ponerse el sol.

Las fuentes dijeron que la aeronave salió de Río San Juan, provincia María Trinidad Sánchez, a las 5:48 minutos de la tarde y que su piloto, el teniente coronel de la Fuerza Aérea, Roberto Lanfranco Ureña, de 38 años, tenía combustible para volar una hora y 20 minutos.

Justamente una hora y 20 minutos fue el tiempo previsto por el piloto Lanfranco Ureña para llegar a La Romana con los cuatro pasajeros quienes también fallecieron en el accidente y cuyos cadáveres fueron llevados al Instituto de Patología Forense y entregados a sus familiares.

Los pasajeros fallecidos fueron identificados como los franceses Richard Phillippe, de 28 años y su abuelo Luis Paul Guitay, los suizos Emery Jean Pierre y Geraldine Moschovis, este ultimo de 46 años.

Los cuerpos de los cuatro extranjeros y del piloto fueron recuperados por las autoridades nacionales en la zona conocida como El Batey Cacata, de La Romana, y levantados por disposición del médico legista, doctor Benito Kelly.

De acuerdo a los informes de las investigaciones preliminares, Richard Phillippe era propietario de una villa en Casa de Campo, hacia donde se dirigían desde Rio San Juan.

Los suizos eran invitados suyos.

 

Sobre los hechos
La hipótesis que manejan los investigadores del accidente del helicóptero de que la falta de combustible pudo haber sido la causa de la tragedia se debe a que incluso la aeronave no se incendió cuando se precipitó y el piloto tampoco declaró emergencia a los controladores aéreos.

Las fuentes que ofrecieron detalles a periodistas de este medio consideraron que el piloto debió abortar el vuelo, porque salió a las 5:48 de Río San Juan y que ese día, jueves, el sol de puso a las 6:01.

“Después que el sol se pone, los helicópteros no pueden volar, como establecen los reglamentos y los pilotos reciben todas las informaciones de las condiciones del tiempo y hora exacta de ocultamiento del sol”, explicaron.

Indicaron que aunque el piloto Lanfranco Ureña era una persona con amplia experiencia, aparentemente se confío demasiado, algo que consideraron como peligroso para la aviación, lo que debe ser tomado en cuenta por empresas aéreas.

Los informantes dijeron que el día de la tragedia Lanfranco Ureña había hecho otros cuatro vuelos a distintos puntos, aunque señalaron que la aeronave estaba en perfectas condiciones y que era sumamente moderna.

El aparato era de fabricación francesa y de matrícula norteamericana, y de acuerdo a los informes, técnicos de ambas naciones expertos en investigaciones de accidentes aéreos vendrían al país en las próximas horas a unirse a las autoridades dominicanas en las indagaciones.

Para determinar las causas reales del accidente del helicóptero fue designada una comisión mixta de técnicos que encabeza el coronel piloto Emmanuel Souffront Tamayo, presidente de la Comisión de Investigación de Accidentes Aéreos de la Junta de Aviación Civil (JAC).

Itinerario
La aeronave salió a las 2:19 de tarde del aeropuerto Joaquín Balaguer, en la capital con destino a Casa de Campo, La Romana. De ahí voló a las 2:55 de la tarde con los turistas hacia Río San Juan.

De donde partió a las 4:02 de la tarde con destino al aeropuerto Arroyo Barril, Samaná, regresando a las 4:40 de la tarde por los turistas.

De Río San Juan despegó a las 5:48 de la tarde, cuando apenas quedaban 13 minutos de luz solar. Poco tiempo después se perdió todo tipo de comunicación con la aeronave.

24 muertos

Durante los últimos cinco años el número de accidentes aéreos ocurridos en el país asciende a 25, con un saldo mortal de 24 víctimas, siendo el siniestro más mortífero de estos el de un helicóptero que se precipitó a tierra la noche del jueves en La Romana, en el que perecieron el piloto y cuatro turistas, dos franceses y dos suizos.

La aeronave accidentada, matricula N124M, que era pilotada por el teniente coronel de la Fuerza Aérea Dominicana Roberto Lanfranco, desapareció en el trayecto Río San Juan-La Romana.n despegó a las 5:48 de la tarde, cuando apenas quedaban 13 minutos de luz solar. Poco tiempo después se perdió todo tipo de comunicación con la aeronave.

 

F.elnacional.com.do

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: