Septiembre, un mes de luto por los niños: 23 muertos de manera trágica en 18 días

septiembre-un-mes-de-luto-por-los-ninos-23-muertos-de-manera-tragica-en-18-dias

Quemados, asfixiados, ahogados, apuñalados o abandonados, 23 niños murieron en apenas 18 días de este mes de septiembre que aun no termina.  Este mes resultó trágico para las familias pues, casi en todos los casos, coincidió en que los fallecidos estaban a cargo de sus padres, abuelos o tutores.

Para la fiscal adjunta, Daysi García, encargada del Departamento de Niñez, Adolescencia y Familia del Distrito Nacional es “bastante preocupante” la muerte de tantos niños que están bajo la responsabilidad de lo adultos.

“Pienso que debe cambiarse la política en relación a como se ve la problemática con esos menores de edad, que supuestamente es por casos accidentales”.

García sostiene que aun cuando, en principio, se diga que es por casos accidentales debe hacerse una investigación más profunda, en los diferentes departamentos de homicidios, para poder determinar y dejar una tranquilidad a la ciudadanía de que, ciertamente, hubo o no negligencia.

Hay un concepto en el derecho penal que se llama “la pena natural”, y afirma la magistrada que muchos fiscales plantean que un padre recibe una penal natural cuando un niño muere en esa circunstancias, porque perdió el niño y fue un golpe muy fuerte, dejando de lado la responsabilidad que tiene el padre de velar por su hijo en todo momento.

“Debe de haber una política definida desde la Procuraduría General de la República, a los fines de que todos los casos en que se diga que hay una muerte accidental de los niños, que se investigue profundamente para determinar si fue o no accidental, porque no solo se es culpable por acción sino por omisión”, dijo la magistrada.

LA LEY

Lo que dice la Ley 136-03 sobre el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de Niños, Niñas y Adolescentes.

Art. 398. Sanción a la no supervisión de adultos.

Cuando se compruebe que el padre o la madre, de niños y niñas los dejen dentro del hogar, sin la estar provisto de adultos, serán castigados con penas de dos a seis meses de prisión. También serán referidos a tratamiento sicoterapéutico y asistencia social.

LAS MUERTES 

Detallaremos de manera cronológica las muertes de los 23 niños ocurrieron del 10 al 27 de septiembre.

De estos casos algunos fallecieron por “aparente descuido” de sus padres al dejarlos solos en sus viviendas o permitir que salieran a jugar sin la supervisión de un adulto, mientas que otros niños perdieron la vida de manera violenta o por causas aún desconocidas.

El 10 de septiembre murió una niña de dos meses de nacida luego que un haitiano le quitara la vida a la infante y a la madre de ésta. El hecho ocurrió en el paraje El Coyote, Samaná, y ambas recibieron múltiples heridas de armas blancas y golpes contusos del concubino de la madre de la infante.

El 14 de septiembre fallecieron cuatro niños, todos por quemaduras durante incendios. Las víctimas resultaron con lesiones  de entre el 80 y 100 por ciento de sus cuerpos.

De los cuatro, dos eran hermanos, de un año y 8 meses y siete meses de nacidos, respectivamente, ambos murieron calcinados al incendiarse la vivienda en que residían.  La cual está ubicada en el sector Pueblo Nuevo, municipio Quisqueya, San Pedro de Macorís. Mientras que, en circunstancias similares falleció otro infante en el barrio Nazareno, Los Alcarrizos.

Los hermanitos muertos por quemaduras son Xavier y Ariana Arlin Guzmán Ramírez, hijos de la joven Aracelis Ramírez López, de 19 años de edad. La madre dijo que los dejó solos, alumbrándose con una vela, mientras ella salió en busca de té en su lugar de trabajo próximo a la vivienda y que solo transcurrieron diez minutos.

Otro de los niños muertos, ese mismo día, fue Luis Rafael Hidalgo de la Cruz, de un año y nueve meses, quien murió a causa de quemaduras en 100 por ciento de su cuerpo, luego que se incendiara la vivienda en que residía, ubicada en la calle 33, número 28, del sector El Nazareno en Los Alcarrizos, la madre Gladys de la Cruz, de 24, también dejó una vela encendida.

El cuarto niño perdió la vida tras resultar con quemaduras de más del 80 por ciento de su cuerpo, falleció mientras recibía atenciones médicas en un hospital de Santiago.

El 15 de septiembre falleció el infante, de siete meses de nacido,  Luis Carlos Tavarez Báez, a consecuencia de asfixia, al ser dejado dentro de una jeepeta, propiedad de su padre  Jorge Luis Tavárez Sánchez, quien lo olvido en el vehículo.

También perdió la vida en la ciudad de Bonao la niña Desesuany Cruz Santos, de un año, a causa de asfixia accidental, al pegársele un vaso plástico en la cara, tapándole la boca y la nariz.  Dailda Santos Fajardo, de 30 años, madre de infante, la acostó en un corral  y, alrededor de dos horas después, se percató que la niña tenía un vaso en la cara, al no poder respirar, se asfixió.

El 18 de septiembre también perdieron la vida cuatro niños en hechos separados, distante uno de otros, pero común en la forma, todos perecieron ahogados.

Uno de ellos, el infante Abraham de Jesús Domínguez Marte, de un año y ocho meses de nacido,  murió al caer dentro de una cisterna ubicada en su residencia del sector Cienfuegos, en Santiago. Vivía junto a la madre que tenía cinco días de haber dado a luz y no se percató a tiempo de la ausencia el niño.

En tanto que la niña Nazira Vaneza Jen Javier, de 4 años murió ahogada en una piscina de un hotel de Bávaro. La madre de la menor la dejó sola en el área de la piscina, por unos diez minutos, según dijo, y al regresar la encontró ahogada.

Los dos restantes de este día fallecieron en Juan Dolio, San Pedro de Macorís. Fueron dos hermanitos, de cinco y ocho años, que se ahogaron en agua acumulada en una mina de tosca en Juan Dolio, estaban al cuidado del padre  que les dio permiso para ir al colmado a comprar masitas. Al parecer, tomaron otra ruta y se fueron para la mina. Una hora después, los encontraron ahogados.

El 20 de septiembre, al igual que los días 14 y 18 también fallecieron cuatro niños, dos quemados, uno ahorcado y una cuarta por asfixia.

Los dos quemados fueron los hermanitos Etibison y EstanleyFelite, hijos de los haitianos Esperanso Felite, de 36 años, y Celena Accional, de 29. Ambos fallecieron al incendiarse la vivienda en que residían en el municipio Santa María, Montecristi, luego de haber sido dejados solos en la referida vivienda con una vela encendida.

En tanto que, después de varias horas buscando al niño Ramsés Alexander de cinco años, éste fue encontrado ahorcado, con un alambre del tendido telefónico atado al cuello. El hecho ocurrió en el sector de Capotillo y las autoridades acusan, del crimen al anciano de 74 años, Claudio Fernández Hernández, contra quien pesa un año de prisión preventiva a cumplir en la cárcel de La Victoria.

Mientras que en el sector Villa Verde, La Romana, murió la niña Iliana Michelle Jiménez Isaac, de un año y 10 meses, a causa de asfixia, mientras se encontraba acostada en una cama y quedó enredada en la sábana.

Los padres de la menor fallecida son Indiana Isaac Pérez y el señor Junior Alfonso Jiménez, de 25, quienes la dejaron durmiendo al cuidado de menores de edad.

El 22 de septiembre perecieron ahogados tres adolescente, dos de 12 años y uno de 13.

Las víctimas son Alex Manuel Rosario, de 12 años, Erick Cordero, de 13 y la niña Ismauris Rivas también de 12 años. Los tres fallecieron a causa de asfixia por inmersión luego que cayeran en una excavación llena de agua.

La excavación la hizo un equipo que prepara los terrenos para la construcción de una escuela que construirá el Gobierno en el barrio Norte, en Dabajón. No está claro si los niños habrían caído o se lanzaron a bañarse en el referido lugar.

El 23 de septiembre un niño fue lanzado a la vía pública dentro de una bolsa plástica en la avenida 27 de febrero esquina Juan Saltitop, del sector Villa María, en el Distrito Nacional. Según algunos testigos, el infante, de poco más de un mes de nacido, estaría vivo al momento de abandonarlo, pero cuando lelgaron las autoridades lo encontraron muerto.

Mientras, en Dajabón encontraron un feto de unas 28 a 35 semanas de gestación, en estado de descomposición tal que ameritó el sepelio de inmediato.

En tanto que los últimos casos de esta cronología los completan los tres menores de edad que murieron el 27 de septiembre, en hechos ocurridos en Baní, Bonao y Elías Piña.

El niño de siete años, Yeison Alexander Lorenzo Valdez,  falleció ahogado en una cisterna,  Elpidio Polanco, de 9 años, murió calcinado en su vivienda y Rafy Ramírez Peña García, de 14  fue por envenenamiento cuando fumigaba en una plantación agrícola.

Esta cronología está basada en hechos reportados por la Policía Nacional.

fuentelistindiario

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: